¡Pasó nuevamente el día de los enamorados! Un momento en el año que tiende a ser difícil de navegar para muchas mujeres que conozco. Ya sea porque están solas sin pareja, o porque están atravesando una fase difícil en la comunicación con su enamorado.

Una de estas amigas solteras me preguntaba ayer, si tenía algún consejo clave que darle para que sus citas amorosas fueran un poco más exitosas. Sus últimos encuentros habían terminado en gran decepción. Cuando me hizo la pregunta de inmediato me vinieron a la mente tres sugerencias. Son cosas que he estado practicando desde hace tiempo, y que considero que fueron clave en los días en que acudía a citas amorosas. Son consejos que te permitirán conocerte mejor en áreas importantes que pueden, tener impacto en el desarrollo del encuentro.

En un arrebato de ultimo minuto decidí compartir estos consejos contigo. Aquí van…Toma lo que te sea útil y aplícalo. Sabiendo que sin la practica no hay verdadera transformación.

  1. Estar atenta a tu ciclo hormonal. No solo antes de una cita sino siempre… Revisa cómo te sientes sexualmente, también a nivel de tu creatividad. Cómo cambia tu humor cuando estas ovulando, o cuando estas menstruando. Cuándo te tiende a subir más la libido, cuándo estás más sensible. Todas estas subidas y bajadas tienen un impacto importante en cómo percibirás a tu “príncipe azul”. Puede ser, por ejemplo, que lo veas más buenmozo de lo que es o menos buenmozo. Puede ser que por una libido alta dejes pasar por debajo de la mesa características con las que no puedes vivir en tu cotidianidad en una relación. Fui criada en tiempos en que toda una generación de mujeres (mi mamá entre ellas) vivía para ser la prueba existente de que los hombres y las mujeres somos iguales. Como parte de esta lucha –y por lo poco avanzado de los estudios sobre el cerebro en aquel momento- fue importante para ellas sostener y creer que somos iguales que los hombres. Pero no es el caso. Claro que debemos tener los mismos derechos que los hombres (en muchos países esta lucha continua) pero está claro que físicamente nuestros cerebros no son iguales. La neurociencia ha demostrado en los últimos años la clara diferencia entre el cerebro de la mujer y el del hombre. Durante la menstruación por ejemplo, hasta un 25% del cerebro de la mujer puede cambiar su estructura debido a la fiesta de hormonas que se lleva a cabo en ese periodo en nuestro cuerpo. Así que es clave saber de qué manera todos esos cambios afectan tu vida en particular y qué esta ocurriendo en ti cuando conoces a una pareja potencial. Conocerte física-hormonalmente te dará serenidad y sobriedad. Podrás entender mucho de lo que esta ocurriéndote y mucho de lo que estás proyectando en el otro. Muchos de los juicios que construimos sobre los demás están basados en nuestras emociones, y nuestras emociones están influenciadas en gran parte por nuestra actividad hormonal. Así que si puedes hacerle seguimiento a tus cambios hormonales y las emociones que producen en ti, estarás ganando claridad en lo que estás llevando tu a tu próxima cita amorosa.
  2. Imaginando a tu pareja ideal. ¿Te has imaginado alguna vez qué tipo de persona sería tu pareja ideal? Si, me refiero si lo has descrito alguna vez con detalles por escrito. Este es un ejercicio muy poderoso, y a menudo ayuda a traer más claridad en las áreas que no estamos dispuestas a negociar en una relación de pareja y sobre todo lo que nos gustaría. Es tan simple como tomar una hoja de papel y escribir el cómo visualizas a tu pareja ideal. Se tan precisa como puedas. Activa tus cinco sentidos para hacerlo. Pregúntate cómo me gustaría que fuera físicamente, como sería su piel, ¿suave, o fuerte y áspera?; y su sentido del humor, más bien alguien discreto y serio, o alguien extrovertido y con humor. Hacia que profesión estaría orientado artista, músico, escritor, o mas bien ingeniero, medico, o gerente de un banco, etc. Este ejercicio te va a sacar de cualquier onda negativa en la que hayas caído por experiencias anteriores en tu búsqueda de pareja, y te colocará en un nuevo lugar, más clara en lo que pides al universo, y más abierta a recibirlo. Enfócate en lo que quieres.Cuando tengas todos los detalles (esto puede tomar tiempo, no tienes que hacerlo todo en un día) como segundo ejercicio pregúntate en qué estado mental y emocional tendrías que estar para ser el match de esa pareja ideal que dibujaste en tu mente. Si estas siempre quejándote, en una posición de victima, insegura, ¿crees que logres estar en el mismo lugar que esa persona fantástica que describiste y con la que deseas compartir? Entonces, ¿qué puedes cambiar en tu comportamiento, en tu forma de abordar la vida que te pueda alinear con tu pareja ideal? Y luego escribe también, qué estas llevando tu a una nueva relación con esta persona que imaginaste. Tus características, tus intenciones, se precisa. Lo poderoso de este ejercicio es que te muestra claramente como nosotros creamos el ambiente propicio dentro de nosotros para darle la bienvenida a la persona con la que compartiremos. Así que prepara tu nido. Sueña en grande y alinéate con tu sueño.
  3. Sal del modo examen y entra en el modo disfrute. Para mi, casi todo en la vida, y especialmente las citas amorosas deben tener como base algún tipo de disfrute. Se trata de pasar un buen momento, en lugar de lo que muchas veces se hace en una cita amorosa: examinarse obsesivamente mutuamente. Si tiendes a sentir que estás pasando una prueba cuando vas a una cita amorosa, o eres tu quien está haciendo la prueba, estás perdiendo una oportunidad extraordinaria para conocer realmente a la otra persona. Aprendí esto de la manera dura. Tengo recuerdos de citas donde solo guardo en mi memoria a la persona con quien cené y sus defectos; no recuerdo bien el restaurant, ni siquiera si el sitio era elegante o tenia algo lindo. Estaba completamente enfocada en la persona con quien estaba y coloqué todas mis expectativas en él. Por eso perdí el disfrutar de la riqueza del momento. Cuando cambié de perspectiva y me enfoqué más en toda la experiencia, lo sabroso de la comida, el encanto de la música en vivo, el estar relajada dedicada solo a disfrutar de este preciso momento en el tiempo, todo adquiere una chispa especial. Y aunque la cita no funcionara gané un amigo. Así que el soltar la tensión del modo examen abre el camino a muchas otras posibilidades de intercambio con la otra persona. La paradoja es que cuando no estas esperando nada, cuando estas relajada disfrutando el momento tienes una energía que te hace irresistible a los ojos del otro. Y cuando creas ese tipo de magia en una cita, no queda espacio para esa tensión y necesidad de control (¿me llamará mañana, nos veremos otra vez? ¿No? ) el intercambio es en cambio ligero y dulce.Para cambiar de perspectiva, si aun no lo has hecho, te sugiero que te entrenes en tu vida cotidiana en pasar un buen momento contigo misma. Explora con tu creatividad, escribe, baila, cocina ricos platos, has cualquier cosa que te haga sentir feliz y plena. Mientras más abierta, vibrante y feliz estés esperarás menos que otros vengan a llenar tu espacio de disfrute. Estarás creando tu propia chispa. Y eso es importante, pues ¿a quién no le gusta alguien chispeante?

 

Si te gustó este material, suscríbete a mi dosis mensual gratis.
Además te regalo la Meditación Pranayama de 7 Minutos.

No compartiré tus datos con nadie bajo ninguna circunstancia.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!