En mi vida de periodista tuve la oportunidad de entrevistar a diferentes tipos de líderes. Presidentes, ministros, celebridades, líderes comunitarios, científicos, especialistas en muchos campos, madres, atletas olímpicos, sobrevivientes de atentados, jefes de proyectos, creadores,  y artistas, entre otros. Con algunos conversé en su mejor momento, con otros en su período de mayor crisis. Todos tenían en común una pasión por su trabajo o actividad. Eso los mantenía avanzando, incluso cuando todo parecía estar perdido.

En muchas de estas entrevistas encontré estrategias que estos líderes aplicaban, y que producían una gran diferencia en el resultado de la crisis. Con el pasar de los años hice un repertorio que comencé a aplicar, y comprobé lo eficaces que son.

Quiero compartir algunas de ellas contigo, esperando que te sean provechosas y que las puedas aplicar a tus propios proyectos. Verás como tus actividades comienzan a desarrollarse con cierta chispa, gracia y excelentes resultados. Y mejor aún, verás como tu calidad de vida mejora. Serás un líder menos estresado y más feliz.

¡Aquí van! Toma lo que te sirva.

1.   Trabajar en Modo Creativo vs Modo VíctimaEn nuestra sociedad tenemos la tendencia a pensar, que necesitamos luchar mucho para obtener buenos resultados. Estamos a menudo en lo que denomino Modo Víctima, que incluye ansiedad, estrés físico, mental y emocional, tensiones y preocupaciones. Queremos controlar cada paso del proceso y sobre todo los resultados. Y cuando el resultado no es lo que esperábamos, nos sentimos frustrados y molestos y a menudo abandonamos el proyecto o entramos en un período de bloqueo emocional y mental, que puede durar más de lo que desearíamos.

Los lideres líderes exitosos a menudo trabajan mucho y sienten una cierta cantidad de estrés. La diferencia es que cuando fracasan en lograr algún objetivo –pequeño o grande-, ven en ese nuevo problema una oportunidad para ser creativos. Su tiempo de bloqueo emocional y mental tiende a ser más corto. Comienzan por abordar los proyectos y los problemas en Modo Creativo. Están listos y se divierten buscando soluciones jugosas que van a mejorar la calidad de su producto, servicio o actividad llevándolo a un nuevo y más alto nivel de desempeño. Los problemas no son percibidos por los líderes exitosos como una excusa para auto compadecerse o victimizarse, sino como una oportunidad para innovar y crear.

Así que la próxima vez que sientas la tentación de entrar en Modo Victima, cambia y escoge elModo Creativo. Es así de simple. Comienza por tomar la decisión. Llama a tu creatividad a viva voz, pídele a tu cerebro soluciones innovadoras, por ejemplo “quiero una excelente idea para resolver esta situación”. Ya verás que con solo intencionarlo todo tu cuerpo entrará en Modo Creativo, y la solución pertinente te llegará.

2.  Aislar el problema vs generalizar el problema. En cualquier proyecto hay siempre obstáculos o algo que no hemos planeado, que nos da la sensación de que estamos viviendo una crisis o que estamos bloqueados, incapaces de seguir adelante. Es muy importante que en ese momento, precises bien qué está causando el problema, para así evitar generalizar. Por ejemplo, si eres un empresario y digamos que tu fábrica de jabones no está vendiendo muchas barras de jabón por mes, quizás sólo necesitas buscar otro socio que se encargue del marketing, pues posiblemente no eres bueno en promoción. En lugar de eso lo que hace mucha gente es generalizar “No tengo alma de emprendedor”, “no soy tan bueno como mi abuelo haciendo jabones”, o a veces incluso peor “Soy malo en todo lo que emprendo” “ Soy un fracasado total”. En ese caso estás generalizando. Encuentra el problema preciso que te está agobiando, aíslalo, y resuélvelo sin tratar de proyectarlo en todas las áreas de tu vida.

3.  Hacer ese 20% de actividad que producirá 80% del resultado. Comienzas un proyecto, ganas momentum, te sientes fantástico, y de pronto te das cuenta que hay muchas más cosas por hacer de las que tenías planeadas al principio, y se están comenzando a acumular. Y no duermes lo suficiente, y comienzas a no comer bien, y pasas menos tiempo con tu familia y amigos… Y comienzas a sentirte agobiado y con la sensación de que eso no es lo que quieres hacer realmente. Y pones en duda tu capacidad de manejar el proyecto. En momentos como estos, un poco de organización y agenda pueden servir de mucho. Una gran fórmula que aprendí durante una entrevista con un fabricante de juguetes en Argentina hace muchos años, fue el escoger el 20% de las actividades que producirá 80% de resultado. Así, que si eres por ejemplo profesor de yoga, y estás perdido en papeles y en llamadas promoviendo tu trabajo en varios estudios sin obtener grandes resultados, lo que quizás necesitas es buscar un agente. Buscar un agente te tomará 20% de tu tiempo, y puede que resuelva mucho más que escribir a cada estudio y luego hacerle seguimiento. Así que prepara tu lista de cosas por hacer y mira bien cuál de ellas te hará avanzar más en tu proyecto, y adelante, ¡acción!

4.  Volverse inaccesible. En tiempos donde todo el mundo puede enviarte mensajes de whatssapp, o en facebook, email, viber, skype (y hacerte sentir que debes responderles inmediatamente y estar disponible en cualquier momento), define reglas claras, sobre todo si trabajas en tu casa. Aparta al menos 6 horas al día para crear tu contenido o trabajar en tu proyecto. Un tiempo en el que no estarás disponible para nadie. Por ejemplo a mi me encanta encender una vela y entrar en mi túnel de creatividad. Puedo concentrarme mejor ahora que al comienzo. Evitar distracciones toma algo de práctica. Pero se maneja cada vez mejor. Toma el reloj, apaga el celular y ¡a lo tuyo! Verás como tus niveles de productividad y creatividad crecerán notablemente.

5.  Tiempo para consumir vs tiempo para crear. Esta es otra herramienta para manejar el tiempo que considero vital. Establece un horario preciso donde sólo vas a crear y trabajar en tú proyecto, producto, servicios, arte y demás. Y luego un tiempo para consumir lo que otros han creado y han publicado en facebook, twitter, revistas u otro medio. Esto marcó una gran diferencia en la manera en que manejo mi tiempo. Despierto en la mañana y paso las primeras cuatro horas creando mi contenido, y luego dedico otro período de unas dos horas, comunicándolo…Es sólo al final, cuando me dedico a consumir lo que otros han creado que pueda contribuir con lo que estoy creando. Esta claridad en el manejo de la agenda traerá foco, concentración a tu trabajo y a tu vida, y tus proyectos se beneficiarán inmensamente de ello.

6.  Meditación. La meditación te ayuda a calmar la mente. También te ayuda a producir serotonina y dopamina, llamadas las hormonas de la felicidad, porque reduce los niveles de estrés. Muchos hombres de negocio y atletas de alto nivel la usan como herramienta para calmarse y concentrarse mejor. En un mundo de tanta interconexión, de tanta distracción con las redes sociales, el celular, la televisión y la radio, la meditación entrena tu mente a que tu atención esté en un solo sitio a la vez: en el momento presente.

La meditación cambió mi vida. Sugiero que escojas un tipo de meditación que resuene contigo y que comiences a meditar si crees que puede serte útil. Aquí puedes descargar gratis (http://eepurl.com/VslWD) la sesión de respiración de 7 minutos Pranayama Yoga que te permitirá relajarte y encontrar tu centro. Espero que lo disfrutes.

7.  Escribe tu guión para los momentos de crisis. Cuando estás comenzando un nuevo proyecto o creando un nuevo hábito generalmente una gran cantidad de serotonina y dopamina recorren tu cuerpo. Estas hormonas de la felicidad son producidas con facilidad cuando estás viviendo una nueva aventura emocionante. Pero cuando este primer período termina, comienzas a sentirte menos entusiasta y más preocupado y agobiado. Y en este momento cuando aparece un obstáculo o se genera una crisis, y ya no estás en tu nivel de motivación ideal, puedes tender a tener un bajón. Esto puede terminar empujándote a renunciar a tu proyecto, cerrándolo o pasando un mal momento.

Todd Herman, psicólogo y coach de atletas olímpicos, da un consejo para prepararse para momentos como este, de baja motivación y crisis, que en algún momento llegan en todo proyecto. El aconseja que escribas un guión.  Si sabes por ejemplo que cuando haces una dieta el momento difícil es cuando vas a una fiesta y te ofrecen un pedazo de torta de chocolate, entonces escribes un guión de lo que responderás cuando estés frente a la torta: “No gracias, estoy bien así”. Cuando llegue el momento estarás mentalmente preparado, decidido y claro.

Igual en tus proyectos. Si sabes que cuando sacas a la venta un nuevo producto o servicio, o expones tu trabajo creativo al mundo tiendes a sentirte inseguro y con miedo a la crítica, -especialmente si no recibes la reacción positiva que esperabas, y luego te juzgas- y decides abandonarlo todo,  para terminar más tarde saltando a otro proyecto, pensando “este si va a funcionar” y luego repetir todo el proceso de nuevo….Si eso te pasa a menudo, Todd Hemman sugiere que escribas un guión con las palabras precisas que te dirás en esa situación. Todos tenemos patrones de comportamiento, cosas que encienden nuestro miedos o frustraciones, y que nos pueden sacar del Modo Creativo (¿te acuerdas? estrategia No 1). También sugiere que escojas a alguien con quien compartir tu experiencia. Una especie de testigo de tu proceso que estará listo para, de ser necesario, recordarte tu frase. Prepara tu lista de patrones de comportamiento, tus diálogos en momentos de resistencia y escribe tu guión. Suena loco pero es muy eficaz.

8. Hacer pausas cuando las necesitas.  Algunos problemas no pueden ser resueltos en el momento que se presentan. O digamos, algunas veces estamos muy cansados o muy cerca de un problema para crear una solución. Tener un hobby, una pasión, una manera de distraerte, es importante. Mis mejores ideas han venido en esos momentos en que estoy haciendo una torta, o cosiendo un vestido para mi hija, o en una caminata. Cuando nuestra mente está descansando y distraída, creamos espacio para que las soluciones y las ideas aparezcan. Pídele a tu cerebro una idea y luego dedícate a otra cosa, distráete con otra actividad. El cerebro produce maravillas cuando le das espacio.

Tienes alguna otra estrategia que no este en esta lista? Compártela en los comentarios abajo. Me encantaría saber cuáles te resultan a ti.

Puedes  también unirte a mi  sesiones de meditación Pranayama Online  en español que comienzan el 30 de Noviembre, 2014. Date ese regalo para cerrar el año con buen pie, y prepárate para un 2015 de  éxitos.

all the beautiful things-5

1 Comments

  • noviembre 26, 2014 Responder
    Elvia Ramírez

    ¡Infinitas Gracias Rakel , por este material! … Créame que me ayudará y será de gran provecho. Bendiciones.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!